domingo, 20 de noviembre de 2011

Laguna de Ruiz Sanchez, 18 de noviembre de 2011


Aprovechando unos días de vacaciones, he quedado con Alfonso para pajarear un rato por la mañana después de dejar los niños en el cole. Como Juanmi preguntó el otro día cómo estaba Ruiz Sánchez y viendo que el camino de acceso estaba en buenas condiciones decidimos subir a echar un vistazo. Paramos justo en la zona alta del camino y nuestra primera impresión fue decepcionante ya que se nos presentaba la laguna seca con sólo un poco de agua testimonial en su zona oriental. Nos hubiéramos ido pero una vez montado los telescopios Alfonso observa un grupo de tres ejemplares “raros” que no sabía encuadrar dentro de algún grupo, sólo se le ocurrió decir “alguna Ardeida sin cuello”. A un nivel más alto otro grupo de tres Ratoneros en plumajes típicos y muy lejos un Aguilucho lagunero.

La sorpresa llega cuando observamos una rapaz volando a baja altura penetrando en el olivar que queda bajo nosotros un poco a la izquierda, levanta una perdiz y tras su fracaso cinegético se posa en la linde próxima, a distancia suficiente para observar una rapaz de enorme tamaño. Después de un corto rato salió volando y vimos su diseño dorsal, con tonos pardos, con una franja más oscura en las coberteras alares, siendo las rémiges más claras, incluso en la zona de las primarias se veía como una mancha blanca. Ea! Pues ya tenemos el lío montao: que si imperial joven, que si perdicera inmadura…en fin, difícil sobre todo debido a la distancia que nos obligaba a usar máximos aumentos. La observamos otra vez posada en el suelo, siendo acosada primero por un Aguilucho pálido y más tarde por un Cernícalo vulgar. Ajeno a todo esto, un Elanio azul volando de aquí para allá, como queriendo llamarnos la atención. Consultando las guías decidimos que Águila perdicera joven.

Tras bajar y recorrer un poco el  camino, decidimos volver, parándonos antes a recoger la guía que Alfonso nuevamente dejó olvidada en el suelo. Ese desliz nos proporcionó otra de las observaciones del día, ya que al observar otra rapaz, esta vez ceñida al viento, decidimos montar nuevamente los telescopios; el ave en cuestión un hermoso Milano real, y volando debajo… qué es eso? La “Ardeida” de Alfonso: una hermosa Lechuza campestre o Búho campestre, esta vez suficientemente cerca para comprobar su diseño dorsal característico, zona ventral blanca con garganta oscura, punta de alas negras y raya negra en la zona del vértice flexor del ala (qué bonito ha quedado esto).

Pues como se ve, festival de rapaces en Ruiz Sánchez a pesar de estar seca.

Luego un rato en la Hoya de la Turquilla, para observar un flamenco joven, fochas, gallineta, Andarríos chico, Pato colorado, Ánade real, Ánade friso, Cuchara europeo, Zampullín de los dos.





                                                               David Budia                

viernes, 18 de noviembre de 2011

Crisis

Parece que estamos pasando una crisis, pero no me refiero a la económica, esa está claro que la estamos sufriendo desde hace ya demasiado tiempo. A la crisis que me refiero es la pajaril. Hace poco en fororaoa se abría un debate sobre este tema, no recuerdo quien lo inicio, pero comentaba que estaba pasando una crisis, que estaba aburrido de salir a campear siempre al mismo sitio y que cuando cogía el coche y hacia mogollón de kilómetros no volvía satisfecho. ¿No será eso lo que nos estará pasando a nosotros? Yo sigo saliendo de dos a tres veces por semana y cada día me gusta más pararme y observar a alguna especie durante rato, no me hace falta que sea una rareza o una belleza, sino unos simples mosquiteros me bastan para quedarme mirándolos y observándolos, fijándome en los movimientos, en cómo se alimentan, como se quedan parados como si de colibrís se trataran cazando algún insecto en medio de una taray. O como los cucharas, cada día más abundantes, se dan un baño matutino en la laguna de Ballestera. 
Bueno no sé si me estoy poniendo un poco meloso, pero lo que quiero decir  es que echo de menos las crónicas de todos, incluidas las mías y por supuestos las salidas en grupo aunque sea para ver a las orgullosa avutardas

                                                    Écija, 18 de noviembre de 2011


                                                                           Pablo Reina

lunes, 7 de noviembre de 2011

abubilla (Upupa epops)


Esta vistosa ave que pertenece al Orden coraciiforme, igual que el Martín pescador, la carraca y el abejaruco, y cuya familia es upupidae tiene bien merecida la fama de pestilente, pues  pueden disparar un chorro de una sustancia maloliente que tienen en una glándula situada en la cola y los nidos que generalmente se encuentran en huecos de arboles, aunque los padres quieran mantener limpios, los pollos los  impregnan con esta sustancia.


Su plumaje es pardo rosáceo en la cabeza y pecho, las alas y la cola son negras con unas grandes bandas blancas que se ven perfectamente en vuelo. Otro rasgo característico es la cresta que adorna su cabeza del mismo color que la cabeza y con las puntas negras y el largo pico un poco curvado hacia abajo. No existe diferencia de sexo, aunque el macho suele tener el color más intenso.

Es una depredadora nata, y come todo insecto que encuentra en el suelo, incluso hurga con el fino pico en el barro y en los excrementos de los animales para buscar larvas, aunque tiene predilección por los grillos y saltamontes.
Como hemos dicho anteriormente, anidan en un agujero de un árbol o pared y ponen de cinco a ocho huevos que incubara solo la hembra durante 18 días, aunque el macho también ayuda en la alimentación de los pollos.

Algo curioso es que la creencia popular le atribuye la capacidad de encontrar agua en zonas desérticas por la costumbre de picotear el suelo.


                                                                                                  Pablo Reina.

                                                                                           

                                                                                       

lunes, 24 de octubre de 2011

Avoceta (Rucurvirostra avosetta)


La avoceta es una pequeña zancuda muy frecuente en nuestras lagunas y márgenes de ríos. Prefiere las aguas salobres ya que se alimenta de pequeños crustáceos e insectos acuáticos que da caza con su pico curvado hacia arriba.

No existe diferencia aparente entre machos y hembras, y cabe destacar el plumaje blanco con la cabeza y puntas de sus alas negras. Llama la atención el color azul apagado de sus patas.
Suelen anidar en colonias, construyendo sus nidos cercanos al agua en un montón de hierba o en la arena de algún banco. En la incubación participa tanto el macho como la hembra, lo huevos son de color ocre con motas grises y marrones. Los pollos a las pocas horas de nacer abandonan el nido.
Son muy agresivas cuando están incubando o tienen a los pollos pequeños. En esta serie de fotos recojo como defienden a sus pequeños de varias gaviotas reidoras y como no les quitan ojo, ni a las crías ni a las reidoras.












                                        Ecija, 24 de octubre de 2011



                                                Pablo Reina

martes, 11 de octubre de 2011

Tarabilla comun (Saxicola torquatus)


Macho de tarabilla común

Hembra de tarabilla común
La tarabilla común (Saxicola torquatus), Es un rechoncho y pequeño pájaro que solemos encontranos por nuestros campos. Existe un claro dimorfismo sexual, siendo el macho bastante más oscuro que la hembra, teniendo este la cabeza negra así como el plumaje mucho más oscuro. Es un pájaro habitual y residente en la campiña ecijana, siendo más fácil de ver en otoño e invierno que en verano.
Macho de tarabilla común

Macho de tarabilla común

Hembra de tarabilla común
Vive  en terrenos abiertos con abundante matorral. Su alimentación es insectívora, aunque consume algunos frutos y semillas.
Macho de tarabilla común

Macho de tarabilla común

Hembra de tarabilla común 

Suele ser monógamo y el nido lo realizan en el suelo. Los huevos son azulados moteados y es sola la hembra la que se dedica a la incubación, aunque el macho no la abandona y ayuda en la crianza de los pollos.
Hembra de tarabilla norteña
Otra tarabilla que vemos por estos lares es la tarabilla norteña (Saxicola rubetra). Es similar a la común pero claramente diferenciable al poseer la norteña la garganta blanca y la ceja también blanca. En cuanto a costumbres y hábitat es similar a la común, siendo la norteña más escasa por estos pagos.




                                 Ecija, 11 de octubre de 2011




                                                Pablo Reina 

domingo, 2 de octubre de 2011

Zampullin común o chico (Tachybaptus ruficollis)



Pareja de zampullines chicos
El zampullín chico (Tachybaptus ruficollis) es el más pequeño de nuestros somormujos y el mas abundante. Su plumaje en época de reproducción es muy vistoso con coloraciones rojizas en cara y cuello y grisáceo en el resto del cuerpo. Una señal de identificación que no ofrece dudas es la mancha blanca amarillenta que presenta en la cara. La hembra es menos vistosa que el macho con los colores más apagado. 
Plumaje nupcial
El plumaje de invierno empieza a cambiarlo a finales de agosto y toma una coloración grisácea y pajiza  en todo el cuerpo. Mide de 23 a 29 cm.

Adulto con plumaje invernal



Este pequeño somormujo se alimenta de pequeños animales que encuentra en las lagunas donde habita, sobre todo insectos, aunque también pescan pequeños peces y ranas. No suele salir del agua, pues es torpe en tierra.
Pareja de zampullines donde se puede ver la diferencia entre macho y hembra



  En su medio natural está continuamente sumergiéndose y aguantado sobre 15 o 20 segundos bajo el agua. El nido lo construye  en las plantas  flotantes cercanas a la orilla, y los pollos a las pocas horas de nacer pueden nadar. La incubación dura unos 20 días y, tanto el macho como la hembra, se turnan en el nido. 
Como otros de la familia Podicipedidae monta a sus crías sobre el lomo  para que descansen y calienten. 

















Las fotos están realizadas por mi en la laguna De la Cruz que se encuentra enfrente de Consuegra, en Ecija  y en la laguna de la Ballestera.


                                           Ecija, 2 de octubre de 2011



                                                Pablo Reina

martes, 27 de septiembre de 2011

MÁS GAVIOTAS Y OTROS (I)


            Aunque sé que a mi amigo Pablo Reina no le apasionan, en esta nueva serie incluyo algunas fotos más de gaviotas fotografiadas durante las vacaciones en Inglaterra, e identificadas con la ayuda de otro amigo, Alfonso Rodríguez. A ellas uno otras especies observadas, siendo en total 13 fotos según el siguiente orden:
                1. Gaviota sombría
                2. Gaviota patiamarilla
                3. Gaviota reidora
                4. Gaviota reidora
                5. Gaviota reidora alimentándose
                6. Cisne vulgar con dos jóvenes
                7. Corneja negra
                8. Urraca
                9. Gaviota sombría
                10. Estorninos pinto
                11. Estornino pinto joven
                12. Ostrero euroasiático
                13. Ostrero euroasiático














                        Como siempre, espero que os gusten. Saludos.
               
                                                                                               Miguel Pérez Ramos
                                                           Septiembre/2011                         

CRÓNICA DÍA 24/09/2011

Salgo tarde, a eso de las 9:30h. La mañana, aunque fresca, cuando llevas un ratito al sol no hay quien aguante. Comienzo en La hoya de la Turquilla, donde no hay nada especial que destacar a excepción de esta agachadiza.

Al otro lado de la laguna algunas lavanderas boyeras.
Allí me encontré con un inglés y la mujer, que me preguntaron bastante sobre la zona (cuantas lagunas se formaban, cuánto tiempo duraban, donde estaba Ruiz Sánchez, etc.) Por lo visto habían estado dando una vuelta por la zona e iban hacia Osuna (donde paraban), para ir por la tarde a Fuente de Piedra a ver Flamencos.
De allí me fui a Ballestera, donde vi un par de garza reales, muchas fochas, etc., pero de donde me tuve que ir rápido porque era impresionante el número de moscas que había. ¡Era insoportable!.
Justo después de esto, un poco más adelante, vi la especie que quizá más me llamó la atención, sobre todo por el calor que está haciendo. Una pareja de tarabillas norteñas, aunque no fue la única, puesto que por Ojuelos vi otra más.




Directamente me fui en dirección a Matacán, donde nada más entrar me encontré a una pareja de ratoneros, y me resultó muy curioso, que mientras yo me acercaba al del poste, que parecía no verme por el contraluz, el otro del eucalipto de enfrente avisaba reiteradamente hasta que el del poste salió volando.

Luego, nada especial y además cortito. Las ortegas ni se escucharon, pero al pasar el puente de la vía pude ver un bando de jóvenes de golondrina daúrica (en su mayoría) que parecía que se habían puesto de acuerdo para posarse en el mismo sitio, seguramente descansando.




Ya en dirección a Ojuelos, vi una pareja de tarabilla común.

También vi por la zona una culebrera (que raro, je, je…).
Como me pasó la última vez, la sorpresa vino al final. (Como esto siga así cada vez que salga voy a estar deseando de irme de vuelta). Volviendo por la pista asfaltada de Matacán, veo dos cosas un poco raras a lo lejos en la cuneta, por lo que empiezo a frenar. Me voy acercando poco a poco, hasta que paro completamente justo a su lado. Sólo entonces fue cuando mis amigas, comienzan a andar con toda la tranquilidad del mundo hacia el interior del terreno arado.

Evidentemente cojo la mochila que la llevaba en el asiento trasero, saco la cámara de fotos y hago esta foto a unos escasos 15 o 20 metros. Tengo que decir que mi cámara no es réflex, que no tiene objetivos, etc. Lo negro que se ve a la derecha es parte del coche, ya que la foto está hecha desde dentro con la ventanilla subida.

Después de esto me lié la manta a la cabeza y decidí salir del coche, total, lo más que podía pasar es que salieran volando. Pues para mi asombro, mientras montaba el trípode y el telescopio me miraban y seguían paseando, por lo que pude hacer fotos con el telescopio.

Lastima de lo fuerte que pegaba el sol, porque aunque estaban muy cerca, la calima que se levantaba de la tierra me impidió hacer fotos mejores ya que se distorsionaba la imagen.
Después de esto que más os voy a decir… Me imagino que serán jóvenes del pasado año aún confiados, o que ya me conocen, o averigua tu, pero si llego a saber esto, me bajo del coche desde primera hora, pongo el disparador automático y me echo una foto con ellas con mis brazos por encima, ja, ja, ja…


Alfonso Rodríguez